prada

Prada: lady origami

prada8Con claras reminiscencias japonesas, Miuccia Prada presentó una colección de primavera donde los protagonistas fueron  las faldas origami, los abrigos de piel y las sandalias con plataforma. Surgidas de una oscuridad profunda, las modelos pasaban por un haz de luz, situado encima de sus cabezas, que revelaba los detalles más importantes para luego desaparecer al final de la pasarela como tragadas por las sombras.

detalle2

Una especie de lady geek con gruesas gafas de pasta que caminaba con una cierta altanería poética envuelta en su grueso abrigo de pelo. Inocente y tradicional al mismo tiempo. Atrevida, enfundada en minifaldas de satén de cortes geométricos. Adornada con enormes flores sobre abrigos de satén rosa pálido que recordaba a los kimonos japoneses.detalleConforme iban saliendo las modelos, la complejidad estructural de las piezas iba en aumento. Miuccia es experta en mezclar lo tradicional con lo moderno, resucitar la historia y convertirla en un hit de temporada. Es experta en captar la esencia del mejor diseño pero, sobre todo, es experta en captar el alma de la mujer. Siempre única, siempre femenina.

Anuncios

En defensa de la originalidad

copia

Quizás pretendo defender lo imposible en los tiempos que corren pero me gustaría dejar clara mi opinión con respecto a ciertas cosas bastante extendidas en el mundo de la moda. El tema de la originalidad existe desde que existe el concepto de autoría que empezó a usarse durante la Edad Moderna y, sobre todo, se extendió en el Romanticismo. Ahora mismo, desde que la sociedad de masas se ha impuesto como sociedad contemporánea, la originalidad está a punto de extinguirse. No pretendo ser apocalíptica pero todos estamos contribuyendo a destruirla, de un modo o de otro.

¿Cuántas veces hemos deseado la prenda de algún diseñador que por problemas de presupuesto no podemos adquirir? ¿Cuántas veces hemos acabado comprándola en Zara, sabiendo que no es más que una burda copia? Porque desde que existe la sociedad de masas existen los sucedáneo,  sustitutos de baja calidad creados solo con una función: que el pobre vista como el rico y que la diferencia entre ambos se estreche para que tengamos una apariencia de “sociedad del bienestar” inexistente. Porque aunque nos compremos la prenda que es una copia exacta de la prenda de autor, en el fondo sabemos que no es la prenda original, en el fondo sabemos que los demás lo saben y también en el fondo (quizá muy en el fondo) sabemos que no estamos actuando bien porque tiramos a la basura el trabajo que un diseñador ha tardado meses en desarrollar.

Convertimos la piel en plástico, la seda en poliéster, la lana en viscosa. ¿Para qué? Para vestir como las it-girls del momento, para ser como esa actriz, para tener la ropa de esa modelo, para sentir que somos como las chicas que salen en las revistas. Compramos copias de prendas pero lo más triste es que también compramos copias de gustos, de estilos y de personalidades. ¿Es culpa nuestra desear lo que otras llevan con tanto glamour? Quizá no del todo. Tengo que admitir que las revistas tienen gran parte de la culpa pero eso no quiere decir que nosotros debemos aplicar todo lo que dicen (despertemos el proceso de selección). También es verdad, que las tiendas (pongamos Inditex como ejemplo más claro) nos imponen esas tendencias. Quieres ir a renovar tu armario y solo te encuentras con copias de Stella McCartney, Wang, Burberry, Chanel o cualquier otra casa. Te quedan dos opciones: llevarte a casa la copia porque no te puedes permitir la original o irte con las manos vacías.

Pero, ¿dónde quiero llegar con esto? La situación es clara. Todos nos hemos dado cuenta aunque no queramos admitirlo. No está bien copiar, no está bien hacer lo mismo que una gran marca pero con otros materiales y con otros precios. No está bien porque la apropiación de una idea ajena nunca está bien. Más allá de la competencia de mercado, los clones son lo peor que le puede pasar a la industria de la moda. Sin embargo, lo más estremecedor es que los propios blogs de moda son los que contribuyen a esa situación. A veces es inevitable caer en la tentación de hacer un post con ese bolso que es exactamente igual que uno de marca pero que vale 20 euros en vez de 600. Pero hay que pararse a reflexionar un momento. ¿Enmarcaríamos una Mona Lisa falsa a la vista de todos? Una cosa es una reproducción, en papel o un póster,  otra cosa es un óleo pintado con apariencia de Mona Lisa pero que ni de cerca se parece a la obra maestra. Se pierde la esencia.

En vuestras manos está decidir si queréis seguir jugando a este juego que nosotros no elegimos pero en el que todos contribuimos a seguir su falsedad. A mi ya me da miedo entrar a Zara porque no soporto ponerme una prenda que parece de Balmain pero no lo es. Porque no me gustaría tener una obra falsa en mi casa y tampoco me gustaría tener una prenda clonada ocupando sitio en mi armario.

Texturas, tejidos y estampados de esta primavera

texturasEn orden, fotografías de Alexander McQueen, Prada, Pucci, Erdem, Thakoon, Dolce & Gabbana, Mary Katrantzou y Miu Miu. Todo sacado de la las colecciones de SS2013.

 

MFW DÍA2: lo mejor de la pasarela milanesa

DIA2Es difícil dejar algo fuera cuando se trata de una pasarela con tanta creatividad como la de Milán. En este segundo día vimos desfiles llenos de color, estampados conjugados con otros estampados imposibles de conjugar, looks lady, looks dandi y mucha, mucha piel.

PRADA

Pleno período entreguerras. Es precisamente en ese momento donde se sitúa la nueva colección presentada por Miuccia Prada. Trajes retro de cinturas de avispa que se conjugan con faldas voluminosas y faldas lápiz hasta la altura de las rodillas. Estampados de cuadros se mezclan con los lujosos abrigos de piel y prendas de lana estampada. ¿Lo mejor de la colección? Los zapatos de cuña y los bolsos de piel. ¿Lo peor? El efecto despeinado de las modelos conjugado con los tirantes deslizándose por los hombros que dan una imagen de dejadez que para nada pega con el estilo de la colección.

FENDI

La piel llevada a su máxima expresión. Los abrigos de pelo, las faldas de pelo, los bolsos de pelo, los zapatos de pelo y hasta crestas de pelo sobre el pelo, todo en una gran cantidad de colores y estampados de rayas. Eso es lo que hemos visto en el desfile de Fendi en los que el protagonista indiscutible era la piel que se conjugaba con looks minimalistas. Karl Lagerfeld ha querido destacar que Fendi es desde siempre una casa italiana de lujo y así los han confirmado los abrigos de pelo. La razón de la gran cantidad de pieles hay que buscarla en la llegada de Lagerfeld a la firma: en 1965 creó el logo de Fendi que corresponde a dos FF y que quiere decir “Furs and Fun”, “piel y diversión”.

MAX MARA

Volúmenes, abrigos y mucha lana. Colores otoñales que iban desde el tradicional cámel hasta el mostaza pasando por el marrón claro,el marrón tabaco o el negro. En cuanto a los materiales, los abrigos de lana gruesa y piel esquilada contrastaban con las finas camisas de seda. Un conjunto de prendas de corte masculino ovesize que se acompañaban con zapatillas de deporte en un intento de democratizar la lujosa marca y acercarla al público más joven.

JUST CAVALLI

No hemos visto nada nuevo en la colección de Roberto Cavalli. Prints “pañuelo” coloridos, prints animal, pantalones llenos de brocados y mucho color. El diseñador sigue su máxima de “más es más” y muestra una colección llena de pitillos, minivestidos, minifaldas, abrigos de piel y chaquetas de cuero. Muy sesentero, muy rock & roll, muy Cavalli.

DSQUARED2

Gángsters, clubes de jazz y femmes fatales. La colección de los hermanos Dean y Dan reúne a lo más representativo de los años 40/50 en una misma pasarela. Trajes sastre masculinos, sombreros de colores, abrigos de piel, vestidos de seda asimétricos, sofisticadas joyas, estolas, guantes, terciopelo y cigarros con boquilla. La sensación al ver el desfile es la de estar viendo un vestuario de película más que de otra cosa.