alexander mcqueen

PFW SS2014: Alexander McQueen, futurismo tribal

Alexander McQueen Alexander McQueen2 Alexander McQueen3 Alexander McQueen4 Alexander McQueen5 Alexander McQueen6 Alexander McQueen7 Alexander McQueen8 Alexander McQueen9 Alexander McQueen10 Alexander McQueen11 Alexander McQueen12 Alexander McQueen14 Alexander McQueen15 Alexander McQueen16

Anuncios

Texturas, tejidos y estampados de esta primavera

texturasEn orden, fotografías de Alexander McQueen, Prada, Pucci, Erdem, Thakoon, Dolce & Gabbana, Mary Katrantzou y Miu Miu. Todo sacado de la las colecciones de SS2013.

 

La esencia inmortal de McQueen

mcq8

Alguien le contó una vez un cuento increíble. Un cuento sobre brujas y reinas, princesas encantadas, bellezas encerradas por malvados, aves libres, sueños incorruptibles, venganza, pasión, ternura, traición y amor. Un cuento que quedó estancado en su mente, echó raíces en el ya fecundo suelo de la fantasía. De él cada temporada brotaban nuevos tallos que acababan tomando forma de vestidos, zapatos y tocados imposibles. Flores inverosímiles abrían sus capullos exhibiendo su belleza excéntrica ante las atentas miradas de todos los presentes. Flores que acabaron secándose, ennegreciendo en el fondo de su alma, marchitándose con el aire de la realidad. Yéndose, igual que él se fue. Pero el cuento, o el espectáculo, debe continuar aun sin su fundador. Y continúa, con otros actores pero siguiendo el mismo guión.

cuerpo

Sarah Burton fue la elegida de continuar el legado de Alexander McQueen. Una elección tan acertada que con su primera colección dejó boquiabierta a toda la crítica. McQueen no estaba muerto. McQueen parece diseñar desde el más allá a través de Burton. Pero nada fue casualidad, ella fue su asistente personal, su mano derecha creativa, su inseparable compañera de trabajo. Ella era la que mejor había captado la esencia de ese cuento que fascinaba y obsesionaba a McQueen y ella misma decidió que no existía nadie mejor en el mundo para seguir plasmando su alma en las nuevas creaciones.
detalle

Esta vez Burton ha presentado una reducida colección debido a su avanzado embarazo. 10 vestidos desfilaron por Opéra Comique parisina. Reducido número de diseños pero gran puesta en escena. La importancia al detalle ha sido una vez más la protagonista de la colección. Exquisitos bordados, una fuente inagotable de perlas, plumas de avestruz, volúmenes, pesadas faldas, corsés de rejillas, piel trabajada y adornada con dibujos geométricos perfectamente trazados con perlas, seda negra e inmaculado algodón troquelado. Las piernas se enfundaban en medias de rejilla metálica adornada con perlas y a su vez eran envueltas por botas altas bordadas con perlas que parecían tachuelas. La cabeza se cubría con una rejilla metálica también adornada con perlas y se sostenía con un cuello engolado estilo siglo XVI.

zapatos

Una colección teatral pero in ser ficticia. Un cuento que nadie tiene de farsa. Una obra de arte que no está pensada para ir al supermercado sino para ser emplazada en un museo al lado de las grandes pinturas que la inspiraron. Una fantasía, un sueño que ya imaginó McQueen. Un ideal que Burton se niega a dejar morir.

Pre-Fall 2013: El McQueen clerical

mcqueen1 mcqueen2 mcqueen3 mcqueen4 mcqueen5 mcqueen6

Sarah Burton se suma al movimiento cristiano, aunque solo sea en cuestión de vestimenta. La última colección Pre-Fall 2013 presentada por Alexander McQueen se sitúa entre los católicos y protestantes pasando por anglicanos. Si buscamos una equivalencia en la pintura, su máximo exponente sería sin duda el cuadro del líder anabaptista David Joris, inmortalizado por el pintor holandés Jan van Scorel. Túnicas y sotanas, volantes en capas rígidas adornaban un juego de telas del más puro negro, rojo sangre y blanco inmaculado. Las mangas de los abrigos y vestidos envolvían los brazos para caer como  una casulla en la espalda. Las gruesas telas se sujetaban con anchos cinturones de piel mientras los pies se enfundaban en botas de alto tacón con hebillas gigantes al más puro estilo de los pastores protestantes. El terciopelo, visón blanco, jacquard, fieltro, lana y adornos intricados dotaban a las prendas de un carácter mayestático. Una densa atmósfera de soberbia, elegancia, vanidad y porte eclesiástico dominaba el ambiente aureolado por los sobrios moños pulidos con una simple raya en medio.

(más…)